Noticias Tecnología

Siete mitos y verdades sobre las impresoras 3D

Written by admin

El mercado de las impresoras 3D demuestra cada vez más potencial. Estos equipos ya producen desde piezas decorativas y pequeños componentes industriales hasta implantes quirúrgicos, casas y vehículos. Con el aumento del interés en las máquinas que imprimen objetos tridimensionales, surgen dudas sobre el tema. ¿Los dispositivos tardan mucho en imprimir? ¿Qué materiales se pueden utilizar? ¿Cuán versátiles son estos aparatos?

La tecnología de impresión 3D probablemente será una parte importante de nuestro futuro, pero tal vez no de la manera que todos esperan. A continuación, una lista de mitos y verdades sobre el tema.

impresora 3d

¿La impresión en 3D es rápida?

Mito. La velocidad de trabajo de las impresoras 3D ha aumentado en los últimos años, pero aún así es un método de fabricación más lento que otros más tradicionales, como la fundición o el moldeado por inyección. Los equipos colocan capa por capa de material para formar un objeto, lo que puede llevar muchas horas. Cuanto más detallado el diseño, mayor será la demora en la impresión.

En grandes volúmenes o cantidades, todavía no se puede competir con las tecnologías tradicionales. Sin embargo, si el objetivo es hacer un prototipo complejo, un producto único o un pequeño objeto, la impresión 3D probablemente será la opción más veloz. Las impresoras permiten una complejidad prácticamente libre en el diseño del producto, sin costo o tiempo mayor para crear un molde o pieza específica.

¿Se pueden utilizar varios materiales en la impresión en 3D?

Verdad. Al contrario de lo que algunos piensan, los plásticos no son los únicos materiales utilizables en las impresoras 3D. Son sí los más comunes, pero las máquinas también imprimen metales, resinas, maderas, fibra de carbono y biomateriales. En realidad, la impresión con metal es el campo que más crece en la industria. Además, científicos y empresas están desarrollando modelos capaces de operar con más de un tipo de material, lo que puede significar un avance de las aplicaciones de la tecnología.

¿Las impresoras 3D pueden producir cualquier cosa?

Mito. La impresión 3D de hecho revolucionó muchas áreas con la fabricación de coches, aviones, herramientas, máquinas e incluso implantes y prótesis. Sin embargo, pensar que esta tecnología puede producir cualquier cosa es un error. Su aplicación sólo es una alternativa práctica en ciertas circunstancias y los diseños 3D no son algo fácil de crear, tampoco accesibles a cualquiera. La impresión de casas, comida u órganos, por ejemplo, es una perspectiva interesante, pero actualmente estos tipos de producción todavía son raras o limitadas a investigaciones científicas.

¿Existen diferentes técnicas de impresión 3D?

Verdad. Hay varios tipos de impresoras 3D y cada uno funciona de forma distinta. El modelado por deposición fundida (FDM, por sus siglas en inglés) es un método en el que un filamento de plástico se deposita en capas, llenando la forma del modelo. En la estereolitografía (SLA), un haz láser controlado por ordenador se mueve y construye la estructura, capa por capa, a partir de un polímero líquido que se endurece al entrar en contacto con la luz. Otro proceso es la sinterización selectiva láser (SLS), que utiliza metal en polvo sinterizado para crear un objeto metálico sólido.

¿La impresión 3D es una tecnología reciente?

Mito. Los primeros conceptos y estudios sobre técnicas aditivas para la fabricación de objetos tridimensionales comenzaron en la década de 1970 y en 1984 el americano Charles Hull creó una máquina de estereolitografía, la primera impresora 3D. En unos cinco años, la tecnología ya había sido copiada por varias otras empresas. Sin embargo, la impresión 3D sólo ha ganado popularidad en la última década porque los equipos se han vuelto significativamente más compactos y baratos.

¿Las impresoras 3D son cada vez más baratas?

Verdad. En los últimos años, imprimir objetos se ha vuelto sin dudas más accesible. Conforme la tecnología se hizo más famosa, la creciente demanda ayudó a reducir los precios de las máquinas. Las impresoras 3D que se pueden utilizar en casa por entusiastas para experimentar llegan a salir por menos de US$ 230. Sin embargo, los equipos industriales usados ​​para proyectos a gran escala todavía son bastante caros.

¿Cualquiera puede tener una impresora 3D en casa?

Mito. A pesar de la caída en los precios, la idea de popularización de las impresoras 3D a un nivel en el que cualquiera puede tener la suya no parece probable de momento. Estos aparatos, en la forma actual, no son simples de operar, por más que el usuario tome un diseño listo en Internet. Por lo tanto, sólo algunos profesionales tienen la habilidad y la necesidad de usarlos. Los consumidores que eventualmente quieran ciertas piezas pueden utilizar servicios en línea que las producen y entregan por encargo.

About the author

admin

1 Comment

Leave a Comment